Usted está aquí

Boletín Grito Cultural

Desde TELARTES: Culturas conectadas en movimiento, iniciamos esta etapa con nuevos desafíos. Siendo apoyados financieramente por el Fondo Internacional de la Diversidad Cultural de la UNESCO que permite la continuidad para desarrollar múltiples actividades incidentes en mejorar las condiciones del sector cultural mediante el trabajo territorial de articulación, la incidencia en políticas públicas culturales nacionales y subnacionales, la circulación cultural, la sostenibilidad, la formación y la comunicación.

Como un recurso comunicacional que recupera su espíritu y las proyectivas de su manejo digital, busca provocar la reflexión en torno a la articulación cultural, detona las posibilidades de las dinámicas culturales, invita a generar flujos de información a través de la construcción conjunta y a la firme apuesta al trabajo colaborativo.

Definida su característica, a partir de este número el boletín de TELARTES se designa como “Grito Cultural”, porque ante la indiferencia y casi invisibilización del sector queremos que se escuche nuestra propia y potente voz, nuestras maneras de intervenir el mundo con creatividad, las ideas, trabajos y procesos de articulación emergentes de la sociedad civil... nuestros sentires y afectos que permiten dar continuidad a nuestro compromiso.

Queremos visibilizar la abundancia de nuestra fuerza creadora, nuestro aporte y nuestra lucha por la democratización real de la sociedad. “Grito Cultural”, en su primer número como tal, llega con diferentes artículos que abordan distintas temáticas desde enfoques diversos: legislación e incidencia cultural, sobre el pedido de la Ley Marco de Culturas y el remozamiento de la Ley del Cine y Audiovisual Boliviano; la sostenibilidad repensando nuevas lógicas a través de la economía colaborativa; la formación y la creación; el quehacer artístico a través del lenguaje de los títeres y la interculturalidad; la comunicación, a través de la reflexión sobre las redes sociales y las representaciones culturales; asimismo una agenda festiva que reflejará las actividades de cada mes, fruto de los procesos que incidan en la articulación del sector en los diferentes departamentos del país.

  • Grito Cultural Nº5

    Fue acariciado con mucho cuidado el tratamiento de este número del Grito cultural. Ágiles manos que demuestran la destreza del artesano o el talento del músico, se vierten entre sus páginas. Visiones encontradas y posibilidades aunadas, permiten mirar con —los dos— ojos y perfilar un mismo horizonte, aun matizado por los ángulos de la perspectiva. Sentires plenos, auténticos, de luchas permanentes y momentos fulgurantes, de esperanzas y desconciertos, se racionalizan y en confundidos, corazón y cerebro, permiten brindar una justificación que más que un llanto es una visión de caminos de proposición.
    Manos, ojos, corazón, cerebro: órganos de un solo sistema que están articulados y tienen la posibilidad de ser expresados por la voz, por una, cada vez más plural, afinada y polifónica.
    Seguimos bregando por la lucha permanente hacia el horizonte societal que acariciamos como TELARTES: un panorama rico en el ejercicio de nuestras expresiones culturales, con posibilidades plenas para su manifestación e intercambio, bajo el compromiso de su cogestión entre los marcos estatales y la participación plena de la sociedad civil, resguardada por la asignación de presupuestos dignos y la protección integral de quienes intervienen en su posibilidad.
    Allí que detenernos en el tratamiento de incidencia legislativa fue la tarea priorizada para resguardar el campo cultural, lejos ya de ser considerado arbitrario o marginal, y que instituya las reales posibilidades de gestión cultural y de expresión de las culturas con vitalidad.
    El presente Grito cultural es también una muestra del esfuerzo destinado para promover una Ley Marco de Culturas con principios irrenunciables, que abrigue posibilidades de inclusión de todxs y permita fortalecer el imaginario de que las expresiones culturales son necesarias para el ejercicio de nuestra libertad y dignidad.

Páginas