Usted está aquí

5to Congreso Fora do Eixo y Telartes

Autor: 
René Antezana

En Brasil, un país prácticamente continental, con una población de mas o menos 220 millones de habitantes y-hoy en día- considerado la 5ta economía mundial, es cada vez más frecuente el debate y la participación ciudadana en movimientos sociales que han denotado un gran crecimiento y de una enorme diversidad,  sobre las múltiples y complejas realidades urbanas, rurales e indígenas, tanto a nivel nacional como su –cada más intensa- relación con lo global.

Lo que implica un diálogo/crítica permanente sobre el tipo de sociedad , las contradicciones sociales, el sistema de representación política (como otros ámbitos, controlado por los intereses económicos corporativos), la democracia participativa,, el consumo ilimitado en un planeta con recursos limitados … en fin, el sistema en su totalidad.

La emergencia de grupos sociales de interés común o múltiple en la actualidad no es una historia necesariamente nueva. Muchos de sus pensadores y líderes actuales recogen una memoria afincada en los años 60, cuando Brasil vivía bajo dictadura militar (bajo la cual fueron asesinados y exiliados miles de personas de Brasil y de toda América Latina) y la resistencia de la población había incubado las bases de organizaciones políticas que cobijaron no sólo a jóvenes líderes sino también a  colectivos culturales, artistas e intelectuales.

El año 2002 Brasil da una primera señal de giro político con la designación de Luis Ignacio Lula como Presidente de este, cada vez más, influyente país en el continente latinoamericano y mundial. Una señal de búsqueda por respuestas a preguntas de enorme profundidad sobre el destino del país y la superación de los abismos generados por la aplicación a rajatabla del modelo neoliberal y el crecimiento de las corporaciones nacionales y multinacionales que se devoran recursos naturales y seres humanos.

Hace 8 años, una generación de jóvenes músicos y gestores de difusión músical, de ciudades pequeñas y periferias,  se proponen construir formatos alternativos no controlados por intermediarios ni empresarios, la difusión y promoción de la creación musical del Brasil mediante festivales alternativos, generando oportunidades que estaban bloqueadas por el mercantilismo de la cultura.

En ese proceso nace la Red Fora do Eixo que paulatinamente incorpora, además de una red de festivales de música – que se gestionan con pocos recursos económicos/monetarios y con muchos recursos basados en una economía colaborativa-. Asimismo, en su proceso de desarrollo y crecimiento a nivel nacional incorporan diseños  de trabajo comunitarios/colectivos sobre la base de militancia/voluntariado  que permita la formación de recursos humanos hacia  el desarrollo de nuevas visiones/propuestas denominadas como “simulacros” antisistema como: moneda complementaria, banco, periodismo ciudadano desde la cultura digital, cultura/comunicación libre, universidad libre…

Con el tiempo era inevitable que Fora do Eixo habría de incomodar en algún momento a intereses económicos, políticos así como a quienes tienen el control -casi divino-de las pautas culturales para la población, que apuntan a la homogeneización cultural y al consumo. Y esta situación se dió en junio de 2013, cuando su plataforma bajo el concepto de Media Libre, denominada Media NINJA (“Narrativas Independientes, Periodismo y Acción”) se suma a las grandes movilizaciones antisistema de la población brasilera en las principales ciudades del país (en ocasión de la Copa Confederaciones), transmitiendo en vivo y directo – y desde los actores mismos- las acciones, el debate, las consignas y demandas de las mismas.

Estas movilizaciones logran que la presidenta Dilma Rouseff conceda varias de las demandas y se firme un acuerdo de implementación de la agenda. El rol de NINJA/Fora do Eixo fue muy importante y significaba una bofetada a las grandes corporaciones mediáticas que tiene el Brasil, como son las TV globo, la revista VEIJA y muchos otros. No tardó mucho en reaccionar: en el mes de agosto vino el linchamiento mediático de la Fora do Eixo a partir de críticas diversas de personas vinculadas a esos medios, pero también personajes  del mundo de la cultura e incluso de la izquierda tradicional, que se sumaron a esta  movida que buscaba desmantelar la red, hacerla poco creíble, debilitarla hasta la inanición.  

En este huracán, Fora do Eixo generó una polémica nacional que puso de manera más contundente en el tapete del debate, varios temas que son parte de la preocupación de la población, asumiendo que pese a que se trata de un país con una economía en crecimiento y haber logrado mayores niveles promedio de ingreso para la población, los indicadores de pobreza, la criminalidad, la inseguridad ciudadana, la baja calidad educativa, la discriminación …. y muchos otros problemas del Brasil continuaban,  lo que generaba una profunda insatisfacción ciudadana motor de las movilizaciones ciudadanas; en contraste con el cada vez mayor enriquecimiento –escandaloso- de corporaciones y grupos de poder.  Esta visibilización de la red creó adeptos y más enemigos también; pero una cosa es cierta, la intención de desmantelamiento de Fora (que si bien afectó a la red notablemente) fracasó y produjo lo contrario: un proceso paulatino de fortalecimiento de la red y su inclusión, ya de manera directa, en los procesos políticos del país, conservando su matriz cultural; considerando la cultura como una transversal que se inserta en toda la vida de una sociedad y civilización.

Se abren entonces otros ámbitos y/o se fortalecen otros relativos a la economía colaborativa, cultura libre, media libre…..  A 3 meses de agosto, Fora do Eixo realiza su 5to. Congreso donde es posible advertir que ha emergido de las cenizas, muy fortalecida y con energías renovadas con una amplia militancia en casi todo el Brasil. Al punto que se ha propuesto el desarrollo de un partido político no tradicional denominado Partido de las Utopías, cuya sigla es una provocación: PUTO. Se han sumado al movimiento de Fora intelectuales y personalidades de reconocida trayectoria en Brasil como Juca Ferreira (que fue colaborador directo de Lula y estuvo en el congreso), Milton Nascimento y muchos otros que reconocen esta reinyección de nueva sangre en la lucha por cambiar/derrumbar el sistema y avanzar a un Brasil y un  mundo mejor.

La red TELARTES de Bolivia fue invitada a participar de este congreso en el que debatieron durante 6 dias los contenidos ya mencionados y se acordó fortalecer, a nivel latinoamericano, el proceso de articulación entre 3 redes nacionales del Sur como son Fora do Eixo de Brasil, Redada de Venezuela y  TELARTES de Bolivia, que compone una serie de acuerdos en plataformas que están a punto de ser lanzadas mediante la alianza JUNTXS, donde además participan Plataforma Puente Cultura Viva Comunitaria (Red Latinoamericana),Cultura Senda, Cultura Perú, Red MARACA (Centro América), GUANARED (Costa Rica). Entre ellas está MINKA, el Banco de Recursos colaborativos; OLA, Agencia de Noticias que se desarrollará junto con la Red Latinoamericana de Comunicación; UNICULT, Universidad Abierta de las Culturas; ABRECULTURA, plataforma de Participación Ciudadana, Transparencia y Políticas Públicas en Cultura; y finalmente CIRCULA CULTURA que  es untransversal sobre circulación y movilidad cultural. De hecho, este ya está en marcha pues la delegación boliviana al 5 Congreso fue parte de este componente, lo mismo que la presentación del grupo de teatro de Brasil “Núcleo Vinicius Piedade & Cia” en el XV Festival Bertolt Brecht  de Cochabamba. Y complementariamente, se decidió dar mayor potencia y realidad a CIRCULA CULTURA, comenzando con un mapeo de recursos y agendas a compartir para avanzar en una agenda latinoamericana que comienza entre Brasil y Bolivia para luego extenderse a todo el continente.

Se acordó avanzar en la reflexión y propuesta latinoamericana de incluir a más actores y redes culturales del continente que implique la consolidación de un “Movimiento Social Latinoamericano de las Culturas” que contribuya a ese “Nuevo Mundo Posible”. Está claro que los contextos nacionales son diferentes y hay dinámicas societales que no son posibles de replicarse de un país a otro mecánimente, pero también ha quedado en evidencia que el camino de la unidad latinoamericana en pos de una transformación social, donde las culturas son factor clave para este propósito, es ya una realidad evidente y visibilizada cada vez con mayor potencia en los diferentes ámbitos de un país como ser: medios de comunicación, Poderes Legislativos, Poderes Ejecutivos,  instancias subnacionacionales de cada Estado, etc.

El 5º Congreso fue una experiencia inusual y primeriza para Bolivia, altamente enriquecedora para el debate y la propuesta que deberá alimentar procesos en marcha y asumir que la Red TELARTES, pese a sus actuales y reconocidas limitaciones, es ya un referente en el continente latinoamericano. Mucho por hacer, mucho por soñar, necesitamos más obreros que se sumerjan en este gran y maravilloso desafío societal.

 

Áreas de interés: