Usted está aquí

Ley del Cine sí, pero no así

Subido por Faby Q el Lun, 10/23/2017 - 12:05
Nombre del autor: 
Victoria Guerrero

En julio de 2013, después de muchos años de pelea interna, el sector audiovisual —ampliamente representado— realizó el primer Congreso de Cine y Audiovisual Boliviano en Cochabamba. Esta iniciativa, animada desde muchos años antes, finalmente logró su propósito: Un documento actualizado de Propuesta de Ley del Cine, consensuado por la mayoría del sector que reemplazaría a la Ley Nº 1302, obsoleta y anacrónica. De este congreso surge una Comisión de Ley del Cine, encargada de impulsar el proceso burocrático de revisión de la Ley por la oficina Jurídica del Ministerio de Culturas y Turismo hasta la Udape (Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas) y, finalmente, ante la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Esta es la parte bonita de la historia, donde hay que reconocer, en esa etapa, el apoyo y trabajo dedicado del extitular de la cartera, Pablo Groux, para con el Congreso y con el sector audiovisual.

Si pondríamos un número a las reuniones de la Comisión con el Ministerio, desde 2013 a la fecha sobrepasan la centena, en las que en reiteradas ocasiones los miembros de la Comisión explicamos con “chuwis” el sentido, propósito y razón de la nueva Ley del Cine. Así fueron pedagogizados los conceptos de soberanía audiovisual, de excepción cultural, de cuota y de cesión de pantalla; también los de cine o de audiovisual. También explicamos, incansablemente, el impacto positivo de una industria audiovisual fortalecida, como el caso de Colombia, y los beneficios que pueden darle al país fomentar la producción audiovisual con identidad. Y seguimos en lo mismo…

Tantas idas y venidas, obviamente, debilitaron la Comisión, ya que las sucesivas reuniones sin resultados —y muchas veces sin voluntad— no dieron fruto. El cambio de Ministro también afectó el proceso, ya que la visión economicista que le dio Marko Machicao a su gestión permitió a su equipo jurídico que hiciera modificaciones al documento sin consulta y sin consenso de la Comisión.

Seguimos en esta “nueva” gestión esperando conocer ese documento ultra secreto, modificado a voluntad ministerial, entregado a la Asamblea Legislativa Plurinacional sin consenso del sector audiovisual.

Ante estos acontecimientos, la Comisión que representa al sector audiovisual participante del Congreso de 2013, en pleno, nos declaramos en estado de emergencia, ya que la Ministra anuncia la aprobación de un documento que no conocemos ni hemos aprobado (...).

 

Fuente del item de Noticia: