Usted está aquí

Los tres brazos del desarrollo cultural

Subido por Faby Q el Lun, 01/08/2018 - 11:23
Nombre del autor: 
Claudio Araya Silva

Hace pocas semanas se aprobó la Ley de Fomento, Salvaguarda, Desarrollo y Promoción de las Culturas y las Artes del Municipio de La Paz. Con este gran paso al frente, declara políticamente cuál es su postura y convicción sobre el desarrollo cultural y se posiciona nuevamente como líder indiscutible en el país en el desarrollo de políticas públicas.

La propuesta conlleva el aporte del 3.5 por ciento de sus recursos propios para la creación del Focuart, Fondo Concursable para la Promoción Cultural y las Artes. Este afianzado paso demuestra una clara convicción y apuesta por el desarrollo humano de esa ciudad, algo que no es extraño para una urbe con claros objetivos frente a la cultura.

Esta, sin duda, es una gran noticia para el sector artístico porque finalmente hace oído a las necesidades reiteradamente postergadas. Y desafía al Gobierno central y a los otros municipios a adoptar medidas serias a través de sus representantes.

Lo novedoso es que la ley permite la mediación de patrocinadores en tareas conjuntas incorporando, dentro de este paraguas legal, la figura tan buscada por el sector del “mecenazgo”. Lo que permitirá la participación activa del sector privado —que hasta la fecha se ha visto desinteresado— en acciones emparentadas con “la cultura”, sector que probablemente no le reporta rentabilidad económica alguna al empresario y, por tanto, ve con cierto desgano cualquier acción vinculada a la promoción de estas actividades.

Si el Gobierno central actuase a la par de estas políticas de incentivo, sin duda existiría un desarrollo importante de propuestas que hoy se ven obligadas a mendigar apoyos para desarrollarse, sostenerse o ejecutarse. Este camino permitiría tender nuevos puentes para la coproducción: alianzas que promuevan beneficios para el desarrollo y el flujo económico.

El Gobierno central desde el Ministerio de Culturas y Turismo se quedó atrás. Con propuestas de foros, pre-cumbres, cumbres y encuentros para seguir divagando sobre la obvia necesidad de una estructura rectora que organice y promueva sostenidamente las expresiones culturales a través de un andamiaje concreto y con mirada a largo plazo. En el caso local, también las voluntades gubernamentales de Cochabamba apuntan hacia otros horizontes —por cierto desconocidos para todos— y a pesar de contar con una serie de reuniones, foros y congresos, coorganizados con la Gobernación y la Alcaldía, es poco el efecto que producen en las autoridades a cargo para delinear las políticas culturales locales. Estamos en el limbo, La Paz es una ciudad sorprendente y Cochabamba tiene un hermoso logotipo.

Fuente del item de Noticia: