Usted está aquí

Primer #VotaCulturas con MAS, MSM y PVB

Autor: 
René Antezana

Cabe destacar que es la primera vez en la historia cultural y electoral de Bolivia que se realiza un evento de propuesta, diálogo y debate en torno a culturas, entre candidatos y sociedad civll (realizado en el proyecto mARTadero en el marco de la Semana de la Comunic-acción y las tecno-lógicas que reunió tres eventos propuestos por mARTadero, por telartes y por redes latinoamericanas). Del primer #VotaCulturas, realizado en formato televisivo, participaron Manuel Canelas (MAS-La Paz)Alejandra Escóbar (PARTIDO VERDE-Cochabamba) y Froilán Gutiérrez (MSM - Cochabamba), todos candidatos a diputados. El plenario de sociedad civil compuesto por comunicadores y activistas culturales de Bolivia y de 15 países de América Latina.

Está claro que la sociedad civil está creciendo en organización y propuesta, por un lado, como también políticos de nuevas generaciones están abiertos y —al menos eso se pudo sentir—no tan condicionados a imposiciones o lineamientos partidarios, lo que daba una sensación de que eran candidatos con buen rango de independencia para su desempeño en un acto público y mediático. El primer #VOTACULTURAS se transmitió de manera directa por ABYA YALA, transmisión por internet y por redes sociales, organizada a través de un trabajo autoorganizado y en red, la puesta en práctica de lo aprendido, compartido y dialogado en el Comunica Telartes - festival de comunicaciones. Las participaciones de los candidatos buscaron, más que diferenciarse, conectarse de manera más horizontal y sincera (personal) con la audiencia.

Pudo también percibirse que Culturas es un concepto aún en construcción y/o poco debatido internamente en los actores políticos. Si bien los candidatos demostraron cercanía al tema y se salvaron dignamente de la mayoría de las preguntas,  la tendencia a la generalidad en las respuestas también marcaron la sesión.  Eso se debe a que si bien tienen un cierto conocimiento del tema cultural, carecen de información actualizada y no traducen que el mismo sea un tema clave en las propuestas programáticas de los partidos en disputa. Esto nos da una imagen de la realidad y la pregunta sale inmediatamente: ¡qué pasaría si otros candidatos, menos conectados y preocupados con culturas, participaran de una sesión de #VOTACULTURAS? Nos imaginamos el resultado. Entonces, no viene a ser sólo esa la preocupación principal sino, fundamentalmente, que lo más probable es que los programas de Gobierno de los partidos en tema culturas, está a una distancia sino abismal, muy grande, entre lo que sucede en el país en términos de procesos culturales en su gran diversidad y, por tanto, los desafíos son grandes para quienes tomarán decisiones por nosotros en un momento dado.

Estamos de acuerdo que las leyes no necesariamente garantizan que las dinámicas  de los procesos de contribución de las culturas y los actores culturales del país puedan potenciarse o dinamizarse (con los recursos adecuados). Sin embargo, también —y saliendo de las generalidades—se mencionó que el sector Turismo cuenta hoy en día con 75 millones de dólares para su desarrollo (diferencia gigantesca con los 500 mil que recibía en el pasado) pero los candidatos no sabían —o no lo mencionaron— que el Ministerio de Culturas cuenta con un presupuesto de cerca a los 5 millones de dólares, que el Premio Eduardo Abaroa se financia desde el Ministerio de Defensa, que los municipios del país están destinando a Culturas un rango del 0,1 % (incluso menos) de su presupuesto anual. Esto demuestra la ausencia de un debate más profundo al interior de los partidos, la débil información sobre la realidad actual de los procesos culturales y de la legislación o de presupuestos, la débil capacidad de propuesta con mirada de futuro en términos de legislación y compromisos. Pero también, como autocrítica, la sociedad civil debe prepararse más y mejor para este tipo de ocasiones; no tanto para arrinconar a los candidatos como para llegar a aterrizar en lineamientos y compromisos posibles, creíbles; y puedan servir de base para luego generar procesos de incidencia y monitoreo desde el sector.

Más desafíos en el camino; pero indudablemente este primer VOTACULTURAS fue y es un hito que, con seguridad, irá creciendo en debate y propuesta para que definitivamente, podamos cambiar desde la Sociedad Civil al Estado.

Fotos y videos, así como la conducción del programa y la preparación dee preguntas fueron realizados en red, con lxs participantes del encuentro Comunica Telartes y lxs participantes de la Semana de la Comunc-acción y las Tecno-lógicas-

 

Áreas de interés: