Usted está aquí

Presupuestos lacrimógenos

Subido por Faby Q el Lun, 03/05/2018 - 10:32
Nombre del autor: 
Mónica Chacón Durán

Cada inicio de año empezamos revisando la planificación de nuestras actividades y si nuestro presupuesto alcanzará para todo lo que quisiéramos hacer durante la gestión. Entonces comprobamos que tenemos un montón de proyectos, mucho entusiasmo y poco o casi nada de recursos financieros. Así es el inicio de cada año para la mayoría de los artistas. Unos pocos, los más sagaces, tendrán algún contrato con el Estado, todo depende del círculo de contactos que coyunturalmente reine; los demás tendremos que ir preparando todos los argumentos posibles, sonrisas de mises y paciencia de monjes tibetanos para iniciar la ardua tarea de gestión cultural.

En TELARTES tenemos una consigna, la célebre frase “ya venimos llorados”, y si bien quejándonos solo logramos desahogarnos en brazos de nuestros colegas, tampoco podemos aguantarnos cuando revisamos los presupuestos culturales y comprobamos, una vez más, que son tan irrisorios que dan ganas de llorar.

Revisando el presupuesto actual del municipio de Potosí, que en general tiene un poco más de 394 millones de bolivianos, ha destinado a lo “cultural” aproximadamente 6 millones y medio de bolivianos, el 1.6 por ciento del presupuesto total. Pero, aunque puede alegrarnos, este presupuesto está inscrito en los campos de turismo, cultura y patrimonio. De todas las partidas inscritas para “cultura”, realmente solo son dos: “Fortalecimiento a la cultura” y el “Festival Internacional de la cultura FIC” que suman un total de un poco más de un millón y medio de bolivianos, el 0.39 por ciento . Entonces se nos hace un nudo en la garganta.

El presupuesto de la Gobernación de Potosí es de casi 1.200 millones de bolivianos, y destinados a cultura suman un total de casi 5 millones, el 0.43 por ciento del presupuesto general; pero, al igual que en el municipio potosino, este presupuesto es compartido por turismo, cultura y patrimonio. Ya se nos llenan los ojos de lágrimas.

El Presupuesto General del Estado para 2018 tiene una cifra astronómica, más de doscientos catorce mil millones de bolivianos; el del Ministerio de Culturas y Turismo tan sólo 144 millones de bolivianos, el 0.067 por ciento . No llega ni a la décima parte de lo que las recomendaciones internacionales señalan para el financiamiento cultural. Ojo, no olvidemos restar los 4 millones de dólares que Bolivia pagará por la franquicia del Dakar. A estas alturas ya nos ganó el llanto.

Para evitar estos presupuestos lacrimógenos, insistimos en aprobar una ley que nos asegure, al menos, el 1 por ciento del presupuesto estatal, y sea destinado para fomentar las expresiones culturales.

Fuente del item de Noticia:

Categoría: